Blogia

Gran Vía

NO LO PERMITIREMOS

NO LO PERMITIREMOS

Como ya pasó en la anterior reforma estatutaria, y pese al esfuerzo de casi todos los partidos aragoneses, comienzan a vislumbrarse negros nubarrones en la capital del Estado. El Ministerio de Medio Ambiente ya ha planteado eliminar de nuestro Estatuto la reserva de 6.500 hectómetros cúbicos que recoge. Una supresión que choca con la definición que realizó la vicepresidenta del Gobierno, Fernández de la Vega, sobre nuestro proyecto de Estatuto, al calificarlo de "ejemplar". 

De momento, al menos, el presidente del Gobierno español no ha manifestado intención alguna por modificar nuestro texto estatutario. Pero habrá que mantenerse vigilantes. Desde luego, los aragoneses no podemos permitir una rebaja en nuestras pretensiones en materia hidráulica, o en el resto de materias recogidas en el proyecto de Estatuto. El nuevo Estatuto nació fruto del consenso y del trabajo de la mayor parte de los partidos aragoneses, y ahora, frente a los interrogantes que se pleantean de cara al futuro del texto, deben defenderlo con unidad. Los aragoneses, así lo exigen. Los políticos aragoneses deben estar para defender los intereses de la Comunidad Autónoma de Aragón y la de los ciudadanos que en ella vivimos. La clase política no puede deberse a los intereses de los grandes partidos políticos estatales. La ciudadanía aragonesa, al menos no debería permitirselo.

El debate está servido, y la sociedad aragonesa debe estar vigilante al desarrollo de los hechos. No podemos permitir, de ninguna manera, una supresión de esta calado. El futuro de Aragón podría estar en ello.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

EL VOTO JOVEN, MOTOR DE CAMBIO

EL VOTO JOVEN, MOTOR DE CAMBIO

Como ya ha ocurrido en otras ocasiones, el voto de los jóvenes ha sido decisivo para cambiar el rumbo de la política estadounidense, tras la derrota del Partido Republicano en las pasadas elecciones legislativas norteamericanas. Los jóvenes, en general, y da igual que sea en Zaragoza, en Nueva York que en Berna, pasan de la política. Ven la política como algo alejado de ellos y de sus intereses. Pero hay momentos, en los que los jóvenes llegamos al hartazgo y algo en nuestro interior nos dice que debemos hacer algo. Paso en España no hace mucho, con la guerra de Iraq y las últimas elecciones generales. Pasó también en Aragón con el asunto del trasvase. Y ha pasado ahora en las elecciones en Estados Unidos. De hecho, ha ocurrido algo insolito. Casi 10 millones de jóvenes norteamericanos de menos de 30 años participaron en las elecciones legislativas del pasado martes, una cifra que no ocurría en los últimos 20  años. La guerra de Iraq y el descontento hacia la política de los republicanos han hecho que cientos de mils de jóvenes se hayan acercado hasta las urnas para apoyar con su voto a Partido Demócrata y darle un rapapalvo a Bush y al Partido Republicano.

Los jóvenes, como colectivo, solemos movernos poco. Pero cuando lo hacemos, no hay quien nos pare. Lo hemos demostrado en inmunerables situaciones y países. Es hora de que decidamos sobre aspectos que influirán decisivamente en nuestro futuro, y en el mundo que heredaremos, para bien o para mal, de la actual generación de gobernantes. No queremos un mundo en el que el belicismo sea el sistema imperante, ni un mundo en el que prime lo económico sobre lo social. Ni un mundo en el que se discrimine a la gente por su raza, color, sexo, u orientación social.

Los jóvenes somos parte de esta sociedad. Una parte muy importante de ella. Somos la generación mejor preparada de la historia, y tenemos fuerza, el empuje y la ilusión necesarios para impulsar cambios. Sólo nos falta creernoslo, e implicarnos. Y cuando tomemos conciencia de esto, el mundo será nuestro.

La guerra pasa factura a Bush.

La guerra pasa factura a Bush.

Los estadounidenses han hablado muy claro, tras la contundente vistoria de los demócratas en la Cámara de Representantes y la quasi victoria en el Senado. La guerra de Iraq pasó factura al presidente Buhs en los pasados comicios legislativos, y se ha cobrado ya su primera víctima, tras la dimisión Donald Rumsfeld, el secretario de Defensa del Gobierno Norteamericano, gran artífice de la invasión iraquí. A pesar de la gran unidad que presidió la escena política y social norteamericana cuando comenzó la invasión de Iraq, gracias a los efectos del 11-S, los ciudadanos norteamericanos no han podido soportar una guerra cruenta que ya es demasiado larga, con escenas de muerte y destrucción a diario,y lo que es peor para la sociedad norteamericana, un goteo incesante de bajas de soldados norteamericanos. En defitiva, un nuevo Vietnam.

Bush ha salido trasquilado. Los Demócratas han pasado de 201 a 227 escaños en la Cámara de Representantes, mientras que los republicanos han bajado de 229 a 194. En el Senado, los resultados están más ajustados, a falta del recuento final en el Estado de Virginia: 48 demócratas frente a 49 republicanos, más dos senadores independienes.  Además, las pasadas elecciones han puesto en el disparadero de salida hacia la Casa Blanca a Hillary Clinton, gracias a su segunda reelección como senadora con más del 65% de los votos de los neoyorkinos. Pero hay otra protagonista femenina de estas elecciones. Nancy Pelosi, congresista demócrata por el Estado de California, progresista y contraria a la guerra de Iraq, será la primera mujer en la historia de los Estados Unidos que presida la Cámara de Representantes.

Bush lo tiene cada día más complicado. Y es que ni la condena a muerte de Sadam Huseim ha conseguido frenar su deterioro. Con su caída en picado en los índices de popularidad, la debacle del Partido Republicano en las pasadas elecciones legislativas, y un incierto futuro en Iraq, el futuro de Bush anda ennegrecido por los nubarrones. La política exterior estadounidense ha creado un mundo más inseguro del que había antes. Un mundo enfrentado entre "buenos" y "malos" que ha puesto en peligro la seguridad de cientos de miles de vidas en todo el Planeta. No sabemos a ciencia cierta si los demócratas norteamericanos reconducirán la situación, y de que manera lo harán cuando tengan la oportunidad real de hacerlo. Sólo nos queda esperar de que Estados Unidos abandone la política exterior de confrontación y chulería y vuelva a la senda del diálogo y la paz. Sin invasiones. Sin amenazas. Sin ejes del mal. El mundo, lo necesita. El mundo necesita un nuevo panorama político internacional sin la presencia de George Buhs.

EL TRIPARTITO CABALGA DE NUEVO.

EL TRIPARTITO CABALGA DE NUEVO.

Tras unas breves negociaciones, PSC, ERC e ICV han decidido reeditar el tripartito catalán y dejar fuera del gobierno a CIU. Una decisión controvertida, y extraña, dado que el PSC ha sufrido un descalabro y ERC también ha sufrido un descenso. Solo se salva ICV, que ha experimentado una notable mejoría. Pero en conjunto, los partidos que sustentan el tripartito han sufrido un enorme desgaste. El PSC ha pagado con creces su deriva nacionalista, ya que una parte importante del electorado socialista catalán no está comodo con el nacionalismo excluyente del Tripartito. Ni los socialistas, ni una parte importante del electorado catalán, que ha dado la espalda a los políticos en general.

Es tradicional en Cataluña un porcentaje alto de abstención en las elecciones al Parlament. Una abstención que se reduce de una forma notable en las Elecciones Generales. Y en estas pasadas elecciones, la abstención se ha disparado de una forma brutal.

Pero a pesar de estos datos, y de la caída del número de votos de la mayor parte de los partidos, con la excepción de ICV y de Ciutadans, nadie ha reconocido su derrota. Todos parecen triunfadores. Y mientras tanto, los partidos perdedores de verdad, aquellos que tanto han dañado la imagen de Catalunya ante el resto de ciudadanos del Estado, han formado un gobierno que nadie sabe como acabará.

EL RETORNO DE CIU

EL RETORNO DE CIU

La Convergencia i Unió (Ciu) de Jordi Pujol gobernó Catalunya durante 23 años. Quizá fueron demasiados, tenía que llegar una alternancia que llegó abanderada por Maragall y plasmada en el Govern tripartido PSE-ERC-ICV. Llegó la alternancia pero fracasó. ¿Puede retornar al poder CiU, ahora no con Pujol sino con Artur Mas? Sería lo más sensato. Los convergentes han ganado las elecciones con  una sustanciosa diferencia de votos por encima de los socialistas, clasificados en segundo lugar,  y han obtenido once escaños más en el Parlament que el grupo liderado por José Montilla. Artur Mas puede gobernar con ERC porque la suma de ambos le proporcionaría mayoría absoluta en la Cámara. Pero sería una fórmula nacionalista en exceso que dificultaría la cohabitación política con el Gobierno de Madrid. La alternativa que concedería la más amplia mayoría en el Parlament a un Ejecutivo presidido por Mas saldría de un pacto con los socialistas. Sería la más celebrada, sin duda, por la mayoría de los españoles, un dato que los catalanistas de CiU, deberían de contemplar.            La reedición del tripartito PSC-ERC-ICV tendría que estar presidido por Montilla que sería un president débil porque su partido ha conseguido 240.000 votos menos que en 2003. El ex ministro de Industria no cesa de afirmar que los socialistas quieren un gobierno “catalinista y de progreso”. Una aspiración que se puede alcanzar mejor con un Ejecutivo de coalición entre CiU y PSC que con el tripartito porque, en este segundo caso, no cabría esperar un gobierno fuerte con un presidente débil. Y Montilla sería un presidente débil.             A mayor abundamiento, el Gobierno de Catalunya que surja de las elecciones del 1-N, tendrá que poner en marcha el nuevo Estatuto de Catalunya que, como es público y notorio, fue pactado en un mano a mano entre Mas y Rodríguez Zapatero. Lo lógico es, por tanto, que sea gestionado por CiU y PSC. Sería permitir el retorno de los convergentes al poder pero no con la arrogancia de los tiempos de Jordi Pujol, en repetidas ocasiones respaldado por la mayoría absoluta, sino con la humildad que tendría que mostrar Artur Mas al presidir un gobierno de forzosa coalición. La combinación entre un partido nacionalista y otro que no lo es resultaría beneficiosa para los dos. La experiencia fue fructífera en Euskadi entre 1987 y 1998 y podría serlo también en Catalunya. Con posibilidades de mayor duración entre los catalanes que entre los vascos, por motivos sobradamente conocidos.   

Sadam Husein, condenado a muerte.

La condena a muerte de Sadam Husein es un claro atentado a los derechos humanos. Sadam Husein es un dictador, un asesino execrable que debe pagar los horrendos crímenes que cometió a lo largo de los años en los que ocupó la presidencia del gobierno iraquí. Pero desde luego, con un acto semejante, flaco favor se hace a la imagen de la democracia ante los ojos de los iraquíes. La pena de muerte no debería existir en ningún país del mundo. Pero aún menos, en países que se han autoproclamado adalides de la democracia y de la justicia planetaria.

 

Y Además, al margen de los derechos humanos, la pena de muerte contra Sadam, le hace un flaco favor a la paz. Su ejecución probablemente traerá nuevas revueltas en el país, nuevos atentados que llenarán de sangre las calles y plazas de Bagdad y de otras ciudades iraquíes. En una situación tan delicada como la iraquí, una situación que además nadie sabe como acabará, hay que evitar alimentar la ya de por si explosiva situación. La próxima ejecución de Sadam no hará sino alimentar la violencia sectaria en este país azotado por la guerra por la gracia de Bush. Organizaciones humanitarias, y países europeos como Francia o España ya han lamentado la ejecución. Sadam sin duda, se merece un castigo justo por sus años de represión y por los miles de crímenes cometidos. Pero desde luego, los verdaderos demócratas no podemos sino lamentar una ejecución, sea de quien sea. El respeto a los derechos humanos es un valor básico dentro de la democracia. Hasta para tratar con seres indeseables y repugnantes como Sadam Huseim.      

CAOS Y MUERTE EN NÁPOLES

La situación en Nápoles se está haciendo cada día que pasa más insostenible. Italia, y la Unión Europea en general, no deben soportar ni permitir esta realidad. Nápoles se ha convertido, con diferencia, en la ciudad más violenta de la Unión, una ciudad en la que la Camorra campa a sus anchas, entre asesinatos, venganzas, contrabando y una ecomía sumergida que domina la vida de la ciudad. Casi 4.000 personas han muerto de forma violenta desde el comienzo de la década de los 80 en esta ciudad del sur de Italia. La Camorra está presente en todos los estamentos de la vida pública: policía, políticos, banqueros, empresarios.. Todos los estamentos sociales y económicos están implicados. La situación comienza a ser insostenible. Entre enero y octubre de este año, unos 140.000 comercios y empresas han sido asaltados. El nivel de desempleo se encuenta en el 20% en toda la región, mientras que en algunos barrios de esta antigua posesión de la Corona de Aragón supera el 50%. Y cada año, 9.000 niños abandonan el sistema educativo para integrarse muchos de ellos en la mafias que operan en la región.  

Italia, y la Unión Europea no pueden prolongar esta situación en una región miembro de la Unión. La visita de Prodi a Nápoles y el envío de mil policías a esta ciudad no bastarán para poner coto a la delincuencia y al crimen organizado. Y es que hay mucho más que el crimen  organizado. Es la economía y la forma de vida en la que sustentan su vida una parte importante de la sociedad napolitana, un sistema de vida enraizado en varias generaciones de napolitanos y que corre en la sangre de miles de niños que aspiran a ser una parte importante de ese movimiento clandestino y violento.  Italia no podrá hacerse con la situación sin la ayuda de otros países europeos,dada la magnitud y las conexiones internacionales de la Camorra. Una situación complicada, que hay que atajar sin contemplación y sin dilación.

Aires nucleares

Corren aires nucleares. A las tensiones entre Irán y Occidente  por la energía nuclear se unen ahora las pruebas que ha realizado estos días Corea del Norte, al detonar su primera bomba nuclear. Tras el paso de la guerra fría y la distensión que se creó al caer el mundo soviético, muchos pensaron que la amenaza nuclear había desaparecido. Pero no hay nada más lejos de la realidad. Las tensiones de India y Pakistán, la amenaza de Al-Qaeda y el desmantelamiento de la red nuclear soviética, unido a las tensiones con Irán, Corea del Norte, y las también actuales pretensiones de Egipto de disponer energía nuclear para uso civil, están poniendo nuevamente la energía nuclear en el ojo del huracán.

Por un lado, si países como Estados Unidos o China pueden disponer de este arma, ¿que es lo que puede evitar que otros los tengan?. Por otro lado, hay que acotar el club nuclear. Contra menos países lo tengan, menos peligros tendremos los habitantes de este globalizado planeta. Es cierto que una Irán desestabilizada con bomba nuclear es un peligro para todos. Al igual que una Corea acorralada y con la bomba en sus manos es un peligro inmimente, especialmente para los países que le rodean.

Nos vienen días inseguros. A la amenaza actual del terrorismo islamista internacional, se recuperan los viejos miedos de la Guerra Fría. Corea tiene claros los objetivos de esta carrera armamentística. Irán es escuda en que sólo quiere  la energía nuclear con fines pacíficos, pero en el inestable Oriente Medio cambia todo en cuestión de horas. Por una razón o por otra, la energía nuclear se ha vuelto a poner, lamentablemente de moda. Con un Irán que posee energía nuclear, otros países de su entorno pueden quere aspirar a ternela también, tanto para no perder influencia en la región, como para tener un elemento disuasorio y tratar a países que sí la tienen de tú a tú. El caso es que está comenzando una nueva carrera para disponer de arma nuclear, en países en los que la población se está muriendo de hambre. La historia es cíclicla, y se está repitiendo de nuevo. Cambian los países, las situaciones, las fechas, pero el fin, y el peligro de acabar con la humanidad, es el mismo.

PENA DE MUERTE

Las cifras dadas a conocer por Amnistía Internacional referentes a la pena de muerte en todo el mundo son, sin duda, escalofriantes. Al menos 2.148 personas fueron ejecutadas el pasado año en 22 países de todo el planeta. Alrededor del 94% de estas ejecuciones se realizaron en cuatro países. China, Arabia Saudí, Irán y Estados Unidos. El dudoso de honor de Estados de estar en el grupo de países que más personas ejecutan, llama la atención a cualquiera. La pena de muerte es condenable en cualquier país o situación, da igual si es por razones políticas, morales o de orientación sexual. Pero aún más grave es que el país que dice ser el abanderado de la demoracia en todo el mundo, siga ejecutando presos. Cada ejecución es una violación expresa de los derechos humanos más fundamentales. Es atroz que en varios países aún se juzgue y ejecute a mujeres por haber sido infieles a sus maridos, por tener un hijo tras haber sido violadas, o un hombre por ser homosexual.

No obstante, un dato positivo, entre tanta barbarie, es que en los últimos 30 años la abolición de la pena de muerte avanza en las sociedades de todo el mundo, aunque aún queda mucho por hacer. 43 constituciones de otros tantos países prohóben expresamente la pena de muerte, frente a 68 países que aún la mantienen. España, aunque la tiene eliminada incluso en el código penal militar, aún debe corregir una pequeña mención a la misma en el artículo 15 de la Constitución.  Las sociedades demcráticas no pueden permitirse tener ni siquiera menciones a este tema, un tema de flagrante vulneración de los derechos humanos, y en el que hay que seguir trabajando par su completa erradicación en todo el mundo.

LOS HÉROES DE MALTA, DE VUELTA

Hoy han llegado a Santa Pola los pescadores españoles que recogieron a los inmigrantes en alta mar el pasado mes de julio y a los que Malta impidió desembarcar en su territorio. Su ejemplo de humanidad nos acongojó a todos. En esta sociedad, en la que estamos acostumbrados a mirar para otro lado cuando algo no nos interesa o nos molesta, estos pescadores perdieron una semana de trabajo y una importante cantidad económica por recoger a unos seres humanos perdidos en alta mar y condenados a morir, dando un ejemplo claro de humanidad y solidaridad frente a la reacción inhuma de Malta y la indiferencia generalizada de la Unión Europea.

Estos pescadores dieron un ejemplo a los burócratas europeos, y a los dirigentes de los países de la Unión sobre lo que significa la palabra humanidad. Mientras los gobernantes de varios países europeos se perdían en estériles discursiones, decidiendo a donde iban los moribundos inmigrantes, los miembros de este pesquero, que veían como la situación empeoraba y las pérdidas se acumulaban día a día ayudaban como mejor podían a los naúfragos.

Hechos como este ayudan a ver el mundo de otra manera. Frente a la violencia, el individualismo y el egoismo que impera en nuestra sociedad, aún queda gente dispuesta a ayudar a los demás y que contribuyen a convertir este planeta en un lugar mejor.

Esperemos que el Gobierno español restituya las pérdidas económicas sufridas por este pesquero y por los miembros de su tripulación tras un hecho tan loable, y que se pongan las bases para evitar situaciones tan dantescas como la que pasó en el Mediterráneo en el mes de julio, cuando un estado miembro de la Unión Europea eliminó de su diccionario dos palabras: humanidad, y solidaridad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

LA DESFACHATEZ DE RAJOY.

LA DESFACHATEZ DE RAJOY.

Las declaraciones del líder del PP Mariano Rajoy en las que pedía explicaciones al Gobierno Español por enviar tropas al Líbano, el país más inseguro del mundo según Rajoy, muestran la gran desfachatez y la hipocresía que reina en la política estatal, y en especial en el Partido Popular. Rajoy debe andar desmemoriado, o sino, es incomprensible que pida explicaciones y ponga el grito en el cielo por éste envío de tropas en misión de paz, auspiciado por Naciones Unidas y por la Unión Europea, cuando su mismo partido, el Partido Popular, metió a España en una guerra ilegal como la de Iraq. No debe recordar Rajoy la fotografía de las Azores. Ni los bombardeos sobre Badgad. Ni las metiras sobre las armas de destrucción masiva que justificaron la intervenció  norteamericana en Iraq. No debe acordarse que ni la ONU, ni la mayor parte de Europa apoyaron esa guerra que fue considerada ilegal por muchos ciudadanos de todo el mundo.

Igual piensa sacar partido de este envío de tropas, y piensa que los ciudadanos saldremos a la calle como salimos cuando la guerra de Iraq, y trataremos de hacer tambalear a este Gobierno por el envío de tropas al Líbano. Pero Mariano Rajoy se olvida, o quizás pretenda obviarlo, que la guerra de Iraq fue una ocupación de un país soberano, que la intervención no fue apoyada por Naciones Unidas, y que fue tajantemente rechazada por el pueblo español.

 Y parece olvidar, en su afán electoralista, que la tropas que serán enviadas a Líbano son fuerzas de paz, que no de ocupación. Que son fuerzas enviadas por mandato de Naciones Unidas, con el consentimiento de Líbano e Israel. Que cuenta con el apoyo de la Unión Europea y de la Liga Árabe. Y que es una fuerza que es necesaria para solucionar el conflicto libano-israelí, como fuerza de interposición y de paz.

Pero Mariano Rajoy, hace gala de una tremenda desfachatez. A los sufridos ciudadanos  nos han salido los colores, cuando hemos escuchado atónitos como el lider de los populares pedía muy seriamente explicaciones por este envío de tropas en misión de paz, cuando su partido y el gobierno del que él formaba parte, apoyó con fe ciega la guerra de Iraq. Y es que es alucinante esta falta de memoria de algunos dirigentes del Partido Popular, aún resentidos por la pérdida del Gobierno el 14-M, y ese intento por hacernos tragar algunas de sus artimañas con el único objetivo de recuperar el poder.  

DIÁLOGO CON SIRIA, UNA NECESIDAD

La recién terminada guerra del Líbano ha puesto sobre la mesa un asunto que Israel debería haber afrontado hace mucho tiempo, el diálogo con Siria, el estado que junto a Irán es el soporte de Hezbolá. Son cada vez más las voces tanto fuera como dentro de Israel, entre las que se incluyen a varios de los ministros israelies, que apoyan cada vez más un acercamiento entre el Estado de Israel y el Estado Sirio.  El diálogo es algo básico para tender puentes hacia la paz en este rincón enmarañado del mundo. El diálogo con Siria y la restitución de los Altos del Golán, como ya se hizo en tiempos, y además con muy buenos resultados con Jordania y Egipto son un aspecto clave para dotar a esta zona de una paz duradera y garantizar la seguridad del propio Estado de Israel, además de dividir las fuerzas de Siria, Irán y Hezbulá.  Con esta devolución, Siria podría alejarse de las tesis iraníes, al acabarse una de las principales fuentes de conflicto entre Damasco y Tel Aviv. Y además, podría conseguirse que Siria disminuyese su apoyo a Hezbolá.

La posibilidad de diálogo con Siria cuenta con muchos opositores, muchos de ellos dentro del propio Gobierno Israelí, aunque también cuenta con grandes apoyos, como la Ministra de Exteriores Tzipi Livni, el Ministro de Defensa Amir Peretz o el Ministro de Seguridad Interior, Avi  Dichter. Si el Estado de Israel quiere garantizar su integridad y su seguridad, necesita establecer puentes con los estados que le rodean. El establecimiento de una fuerza de paz internacional en Líbano y la toma del poder por parte de las propias tropas libanesas en el sur del país puede ser el comienzo de una nueva etapa de paz. Pero para asentarla con garantías, hace falta que Israel tienda puentes hacia Siria, un estado que ha intervenido excesivamente en el Líbano y que influye enormemente sobre las milias de Hezbolá.

La Unión Europea, con una postura muy tibia en este asunto en demasiadas ocasiones, debería centrar sus esfuerzos diplomáticos en Oriente Medio en presionar a Siria e Israel para que se sienten en una mesa negociadora y resuelvan sus diferencias. La devolución de los Altos del Golán por parte de Israel a Siria es un primer paso para el establecimiento de una paz duradera y firme en esta atormentada región del mundo.

ALERTA TERRORISTA

ALERTA TERRORISTA

Una nueva vuelta de tuerca del terrorismo islamista vuelve a sorprendernos a todos en pleno mes de agosto. La desarticulación de la trama terrorista islamista en el Reino Unido vuelve a ponernos los pelos de punta a todos. Los detenidos pretendían volar 10 aviones en pleno vuelo y sobre ciudades británicas y norteamericanas, en lo que hubiese sido un atentado sin precedentes. Esta nueva vuelta de tuerca vuelve a demostrar al mundo que no estamos seguros en ningún sitio. Londres, Nueva York, Madrid, Nueva Delhi... son escenarios de esta nueva guerra a la que no terminanos de acostumbranos: Hasta no hace mucho, los europeos y norteamericanos nos sentíamos seguros en nuestros países. . Pero había una sensación de seguridad generalizada en todo el Occidente democrático. Hoy, esa seguridad se ha evaporado por completo, y el terror se ha extendido por todo el planeta. Los detenidos en el Reino Unido habían preparado una compleja y calculada operación con explosivos líquidos que por fortuna fue desactivada por las fuerzas de seguridad británicas, y cuyas únicas consecuencias son las decenas de miles de pasajeros afectados en todo el continente por el cierrre del aeropuerto londinense.

Los terroristas, sin duda, no atienden a razones. Son fanáticos, y su único fin es matar al que consideran su enemigo, extendiendo su guerra indiscriminada hasta nuestras ciudades. Muchos de estos terroristas suicidas, como ya pasó en los atentados del 7-J de Londres, son ciudadanos británicos. Gente que ha nacido en suelo europeo, entre nosotros, en teoría compartiendo nuestros valores y nuestra forma de vida. Algo está fallando en nuestro sistema.

 Y tampoco ayuda en absoluto la política exterior de Estados Unidos y Reino Unido, junto a la reciente crísis del Líbano y la pasividad de Occidente ante la muerte generalizada de civiles libaneses, algo que solo está sirviendo para azuzar un poco  más el fuego en Oriente Medio, y por extensión por todo el  mundo, dando una excusa más, si es que se le puede llamar excusa, a las huestes de Al-Qaeda que solo pretenden extender su terror allí por donde puedan. Nuevas formas de terrorismo están entrando en nuestras vidas. Nuevas formas de extender el terror a cualquier parte del mundo. Los estados democráticos deben fortalecer su seguridad y crear a su vez nuevas formas de luchar contra esta lacra del nuevo siglo. Pero también hay que ser sensibles y evitar situaciones que alientan los argumentos de los terroristas y de la masa social que les apoya.

¿ALGO ESTÁ CAMBIANDO EN ESTADOS UNIDOS?

¿ALGO ESTÁ CAMBIANDO EN ESTADOS UNIDOS?

Corren vientos de cambio en Estados Unidos. O al menos, hay visos de esperanza. El Partido Demócrata ha celebrado sus elecciones primarias en el Estado de Connecticut, con un resultado cuando menos, sorprendente. El poderoso senador Joseph Lieberman, perteneciente al ala más derechista del Partido Demócrata ha perdido las elecciones primarias celebradas en este estado norteamericano en beneficio de Ned Lamont, que ha conseguido el 52% de los votos. El próximo candidato a senador por el Partido Demócrata es un critico convencido de la actuación de su país en Iraq, y en en este asunto ha hecho girar su campaña. Lamont declaró en la campaña electoral   que un voto de rechazo a la candidatura de su contrincante sería un mensaje contra la guerra en Irak. Este triunfo del ala más progresista del Partido Demócrata parece confirmar el giro a la izquierda de este Partido con el objeto de hacerse con la mayoría en el Congreso en las próximas elecciones Legislativas. Quizás este sea el comienzo de una nueva etapa en la escena internacional y todos podamos olvidarnos de la política llevada a cabo por Bush.

ESPAÑA SE INCENDIA

ESPAÑA SE INCENDIA

Un verano más, España arde por los cuatro costados. Galicia es el principla foco, con más de 150 incendios. Pero del desastre tampoco se escapan Girona o León. Año tras año, se repite la misma tragedia sin que nadie ponga los medios. Es como las nevadas que dejan atrapadas a miles de personas en las carreteras españolas en invierno. Y todos los años nos pilla de sorpresa sin medios. La situación ha desbordado al Gobierno y a la Xunta de Galicia, hasta el punto de pedir ayuda a otros países europeos. El Gobierno debería tener medios para atajar crisis como esta, una crisis que se repite año tras año y que devasta miles de héctareas de todo el Estado. Las imágenes de los bosques quemados, de árboles calcinados deberían remover la conciencia de todos nosotros. España se quema, y muchos son los que creemos que no estamos haciendo lo suficiente para evitarlo. Ni a nivel policial, ni a nivel técnico. A este paso, dentro no de mucho, no quedara nada donde los pirómanos puedan actuar.

AVERGONZADO DE SER EUROPEO

AVERGONZADO DE SER EUROPEO

Si, avergonzado. Mientras decenas de civiles mueren en Líbano e Israel, Europa mira para otro lado. En esta crisis, esta quedando en evidencia que Europa no tiene capacidad de maniobra ni una postura común. Europa ha quedado en un conjunto de buenas intenciones y en una zona de libre mercado con algunas leyes comunes. Punto. Las divergencias de países como Francia o Reino Unido, meteduras de pata como la de Zapatero con el pañuelo palestino demuestran la falta de políticos con carácter que tiene la Europa actual. Una Europa que no ha sido capaz de tener una posición común y de saber usar su influencia en la región para paralizar este conflicto. La sociedad europea asiste horrorizada a los bombardesos israelies que están causando cientos de muertos, muchos de ellos niños. Se nos revuelve la tripa mientras vemos las imágenes desgarradas de madres que lloran por la pérdida de su hijo. Pero nuestros gobiernos no saben estar a la altura de la circunstancias. Reino Unido apoya sin fisuras a Estados Unidos e Israel. Francia se debate entre el apoyo a Libano, y el recuerdo de que Siria, el país que apoya a Hézbola, asesinó al antiguo presidente libanés y amigo personal de Jacques Chirac Rafic Harina. Y los demás países se debaten con tibieza unos, y con torpeza otros. Pero nada en común. La Unión Europea aspiraba a convertirse en una potencia política, además de económica, con una clara influencia en diversas regiones del mundo. Hoy, esos sueños han quedado enterrados para muchos. La respuesta tibia de la Unión a esta crisis está haciendo que muchos europeos convencidos, estemos avergonzados de ser europeos. Nos pasó en Bosnia, y hoy, la historia se repite, aunque sea un poco más lejos.
eur

El Canfranero, un asunto de Estado

El Canfranero, un asunto de Estado

Los aragoneses llevamos décadas reivindicando la reapertura de la línea internacional Canfranc-Pau. Demasiados años esperando y demandando una infraestructura básica para conectar Aragón y Europa, mientras España y Francia nos daban la espalda y largas. Y es que desde el comienzo, en Madrid no han visto esta reapertura más que como un asunto local, un asunto por el que los aragoneses protestaban de vez en cuando y ya está, sin tener en una visión global de Estado. Como ha dicho en estos días José Ángel Biel, presidente del Partido Aragonés, el canfranero debería ser una cuestión de Estado. Los pasos pirenaicos se encuentran cada día más saturados y  se hace del todo imprescindible la construcción de un paso por los Pirineos Centrales, un paso por una zona en la que las comunicaciones transfronterizar brillan por su ausencia y que garantizan la comunicación directa con Francia a través de una Comunidad Autónoma sin tendencias separatistas como País Vasco o Cataluña. El Gobierno Español debería ver esta opción no como una reinvindicación localista, sino como un asunto de vertebración del Estado y de reequilibrio político y económico. 

Pero como suele ser habitual, Madrid no nos hace caso. Y la reapertura del canfranero, además de la construcción a medio-largo plazo del túnel de baja cota del Vignemale es básica, en un momento en el que Aragón está apostando de forma decidida por la logística con la construcción de plataformas en Zaragoza, Huesca, Teruel y  Fraga, sin contar conla importancia que tendría para el turismo la llegada de un ferrocarril moderno hasta nuestras montañas o el impulso que tendría la capital aragonesa gracias a su conexión directa con Europa.

 Llevamos demasiados años esperando. Largos años de paciente espera, largos años de esperanza. Y el momento ha llegado. Madrid debe dar el paso y apostar decididamente por los pasos en el Pirineo Central. Invirtiendo en la vertiente española de la línea, y presionando a Francia ante la UnióN Europea para que el canfranero sea una realidad. Canfranc, y los aragoneses, se lo merecen...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Conflicto en Oriente Próximo

Conflicto en Oriente Próximo

Las imágenes de Beirut bombardeado nos asaltan de nuevo. Una tierra castigada por la guerra, que parece condenada a sufrir eternamente los bombardeos y la destrucción. En un verano precisamente que iba a ser prometedor a nivel económico y con los hoteles libaneses llenos de turistas. Israel está atacando el Líbano sin compasión. Carreteras, aeropuertos, bloques de viviendas… todo vale para ser atacado. Desde luego, que hay que condenar el secuestro de los soldados israelíes. La Comunidad Internacional, incluidos los países árabes, deberían presionar a Hizzbula para que libere a los prisioneros y para que se desarmen y cedan la soberanía del sur del Líbano al Gobierno Libanés. Pero también es cierto que Israel ha ofrecido una respuesta desmesurada ante esta crisis. Otro tipo de respuesta hubiera sido apoyada por la comunidad internacional, generando incluso simpatía entre los ciudadanos de medio mundo. Pero desde luego que con esta respuesta se ha granjeado la antipatía de buena parte de la sociedad europea. Cierto es que Estados Unidos y algunos gobiernos europeos como el británico se han puesto incondicionalmente del lado israelí. Pero también es cierto que una parte de la ciudadanía europea ve con desagrado esta respuesta tan agresiva. Las imágenes del Líbano bombardeado nos retraen en los años y nos provocan una gran inquietud al ver que los principales afectados son los civiles libaneses. Están pagando nuevamente justos por pecadores. Igual de escalofriantes son las escenas de Haifa, la tercera ciudad de Israel y que ha tenido que acostumbrarse nuevamente a las sirenas que anuncian los bombardeos. La guerra es igual de cruel a ambos lados de la frontera.

La Comunidad Internacional debería ser firme en estos momentos, y no plegarse ante ninguno de los dos contendientes. Líbano tiene derecho a tener un futuro de paz, y a tener soberanía sobre todo su territorio. Y en esto de la soberanía entran Siria, Hizzbula y el propio Israel. Y el Estado de Israel tiene que tener derecho a su vez a tener garantizada la seguridad en la franja sur del Líbano. Y esto no ocurrirá mientras la Comunidad Internacional no se plante y obligue a ambas partes a aceptar unos acuerdos mínimos, que incluya el despliegue de una fuerza internacional en el sur de Líbano para garantizar la soberanía de su gobierno y sin injerencias de nadie. Los acuerdos de paz hay que alcanzarlos urgentemente, antes de que la mecha se extienda a otros estados de la región, como Siria o Irán. La paz y la estabilidad no sólo de Oriente Medio, sino de todo el planeta, se encuentran en estos momentos en juego. La sociedad europea se encuentra horrorizada por esta nueva guerra mientras da la sensación de que los gobiernos de toso el mundo no hacen lo suficiente para frenar esta escalada violenta.

Aragón ya tiene Estatuto

Aragón ya tiene Estatuto

Las Cortes de Aragón aprobaron el pasado 21 de junio el nuevo Estatuto de Autonomía de Aragón. Un Estatuto que eleva nuestro techo competencial y que recoge aspectos tan importantes como la posibilidad de crear una agencia tributaria propia, la policía autonómica, competencias como Instituciones Penitenciarias o medidas como la protección de la unidad del Archivo de la Corona de Aragón o las trabas impuestas a un nuevo trasvase.

     Un nuevo Estatuto que recoge las aspiraciones de los aragoneses y que pone las bases para que Aragón pueda seguir creciendo en los próximos años. Desde luego que éste Estatuto no es el mejor Estatuto que podíamos habernos otorgado. Pero sí que es cierto que es el mejor Estatuto de todos los posibles, contemplando el actual escenario político. Por ejemplo, faltan aspectos relativos a financiación. Pero.... ¿qué hubiéramos logrado oponiéndonos a este Estatuto, enrocándonos en una posición numantina ante un texto que al final hubiesen pactado PSOE y PP en Madrid, recortándolo como ya ocurrió en la anterior reforma? ¿Qué frustración hubiésemos sentido los aragoneses tras enviar un texto magnífico a Madrid, que hubiese sido recortado sin compasión como viene siendo habitual?

     Desde luego, el pacto alcanzado para reformar el Estatuto ha sido la postura más prudente de la mayor parte de los grupos políticos aragoneses. Este es un Estatuto pactado por casi todos, un Estatuto con un alto grado de consenso, en el que casi todas las partes han cedido para llegar a un resultado como el presente. Un consenso que ha sido primordial para aprobar un Estatuto en el que todos pudieran sentirse cómodos, y que no tuviera grandes trabas al pasar su último trámite en el Congreso de los Diputados.

     Pero este consenso ha sido roto por CHA. Un partido que aunque ha trabajado en la ponencia parlamentaria para la reforma del Estatuto, se abstuvo en el Pleno de las Cortes de Aragón. Una abstención que no se entiende. Todos los partidos han sido capaces de ceder en algo y alcanzar un consenso. Todos menos la CHA. Y además, ¿Qué es una abstención en un asunto de tanta importancia como este? ¿Cómo puede abstenerse alguien? O das tu apoyo al nuevo Estatuto, con todo lo que eso implica, o te pones en contra, por que si realmente crees que este Estatuto no es bueno para Aragón, no tiene ningún sentido abstenerte en lugar de votar en contra. Quizás es que las gentes de Chunta Aragonesista, aunque quisieran votar No al Estatuto, no se atrevieron a votar en ese sentido, y de ahí su abstención. Quizás les dio miedo seguir la estela de sus socios y amigos de Esquerra Republicana de Catalunya. Igual des daba miedo quedarse solos en el No al Estatuto, porque saben que la sociedad aragonesa no es amiga de radicalismos. Un radicalismo que salió a colación cuando el señor Chesús Bernal se negó a darle la mano al presidente del Gobierno, en lo que aparentaba una pataleta infantil tras el sí de la gran mayoría de las Cortes al nuevo Estatuto.

     Dejando pataletas al margen. Hay que destacar el gran consenso alcanzado con este Estatuto, y el hecho de los aragoneses tendrán dentro de un año un nuevo Estatuto para regir nuestro destino, con más capacidad de autogobierno para poder seguir creciendo que en actualidad y que nos permitirá seguir trabajando para situar Aragón en el lugar que le corresponde. Aragón está de enhorabuena.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres