Blogia
Gran Vía

Europa

PASALO. CELEBRA EL DIA EUROPEO CONTRA LA PENA DE MUERTE, A PESAR DEL RECHAZO POLACO.

El próximo 10 de octubre, los países miembros de la Unión Europea iban a celebrar el Día Europeo contra la Pena de Muerte. Por suerte, Europa es un oasis en el mapa mundial de países que llevan a cabo estas prácticas contrarias a los más elementales Derechos Humanos. Pero en decenas de países de todo el mundo, las ejecuciones se practican a diario. Desde países democráticos como Estados Unidos o Japón, hasta países en los que los derechos humanos son pisoteados a diario, como es el caso de China, Arabia Saudí o Irán.

Por eso, la celebración del Día Europeo contra la Pena de Muerte era una buena noticia en la lucha de los países democráticos contra la pena capital. Europa pretendía liderar la batalla por la supresión de la pena capital. Pero el consenso de 26 países europeos en este asunto ha sido roto, al oponerse Polonia a la celebración de este Día Europeo.

Por ello, los ciudadanos europeos, dentro de nuestra responsabilidad social, debemos celebrar este día aunque sea de manera no oficial. Convirtamos el 10 de octubre en un día de rechazo a la pena de muerte. El día 10, la ciber esfera europea debe convertirse en un NO rotundo a la pena capital, y por extensión, en una condena a la posición de Polonia.

Reenvía este mensaje a todos tus contactos, y cuelgalo en tu blog. Además, el próximo 10 de octubre, vuelvelo a colgar en tu blog o escribe un post contrario a la pena capital, recordando que ese día debería haberse celebrado el Día Europeo contra la Pena de Muerte, y criticando la posición de Polonia en esta materia.

Muchas gracias.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

GRECIA EN LLAMAS.

GRECIA EN LLAMAS.

Como todos los veranos, Grecia ha sido noticia por los incendios forestales que asolan al país. Pero los incendios de este verano han sido peores que los de otros años. Las llamas han arrasado Grecia, poniendo en peligro tesoros de la humanidad como los restos de la antigua Olimpia, ante la desesperación de miles de ciudadanos que han visto como se quemaba medio país y la ineptitud de un gobierno que se ha visto desbordado ante la crisis.

Como ya ocurrió en España con el 11-M, el partido en el Gobierno griego ha apelado a una supuesta trama conspiratoria para derribarlo por la oleada de incendios. Y como ya ocurrió en España, la sociedad griega no se lo ha creído. De hecho, anoche, más de 10.000 personas se manifestaron en Atenas para protestar por la forma en la que el Gobierno griego ha afrontado la crisis. Cientos de ciudadanos han tenido que enfrentarse sólos ante las llamas por la ausencia de medios y de representantes del Gobierno, que parece estar más ocupado en culpar a alguien que en afrontar el fuego. A esta descoordinación, se une el fraude por las ayudas. El escaso control a la hora de dar las ayudas a los afectados, ha facilitado la aparición de la picaresca, y que jetas que no han sufrido los efectos de las llamas puedan cobrar las ayudas. Todo sea por ganarse la simpatía de la gente ante las próximas elecciones del 16 de septiembre. 

Lo lamentable es que mientras miles de ciudadanos se han enfrentado sólo al fuego, y han perdido todas sus pertenencias, Gobierno y oposición se dedican a enfrentarse en lugar de dar soluciones a un drama que se repite verano tras verano, pero que en esta ocasión ha provocado una tragedia nacional con 60 muertos.  

TURQUIA, EN LA ENCRUCIJADA.

TURQUIA, EN LA ENCRUCIJADA.

Cientos de miles de personas continúan saliendo a las calles en diferentes ciudades turcas, para pedir que el estado turco siga siendo laico, tal y como lo fundó Mustafá Kemal, Atatürk, el creador de la Turquía moderna. Los intentos de acaparar el poder por parte del islamista AKP están haciendo reaccionar a buena parte de la sociedad turca. Hasta el ejército, lamentablemente, ha advertido sobre la actual situación política y los intentos de islamizar el estado. No podemos olvidar que el ejército ha sido durante décadas el garantes de la laicidad del Estado.

Y en este maremagun entre el islamista AKP del primer ministro Recep Tayyip Erdogan y las fuerzas laicas, Turquía se encuentra en una encrucijada. Los islamistas moderados se han hecho con el control del gobierno, del parlamento, y ahora han intentado hacerse con la jefatura del estado, al proponer a Abdulá Gül como nuevo jefe del estado. De momento, las multitudinarias manifestaciones en Estambul, Ankara, Manissa o Canakkale, entre otras ciudades, y el veto del tribunal constitucional a Abdulá Gül, han frenado de momento las tentaciones de los islamistas. De hecho, tras el veto del Constitucional, Gül ha renunciado hoy domingo a ser candidato a la presidencia de Turquía, tras no alcanzar el quórum necesario en el Parlamento turco. Gran parte de la sociedad turca ha reaccionado ante esta maniobra, ya que la presidencia turca era el único centro de poder no alcanzado todavía por los islamistas moderados,  el único baluarte capaz de parar algunas de las reformas islamistas. Algunas de las reformas que no han podido salir adelante han sido las de impulsar la educación religiosa en las escuelas de clérigos musulmanes, o las de intentar que el adulterio volviese a ser delito en el código penal.

Las mujeres han sido, precisamente, las mayores impulsoras de las protestas para mantener la laicidad del estado turco. El miedo a perder parte de sus libertades, a la imposición del velo o de la sharia han sacado a las calles a cientos de miles de mujeres en toda Turquía contra el islamismo, aunque sea moderado. Y es que los islamistas del AKP, al menos la cúpula gobernante, son de ideales moderados. De hecho, han propugnado un acercamiento a la Unión Europea, han impulsado la privatización del país y la modernización de la economía. Una gran paradoja a la que los turcos deben enfrentarse.

Europa, tan reacia a la aceptación de Turquía como miembro de pleno derecho, deberá decidir que hace. Si apoya a la Turquía laica y europea, o la deja abandonada a su suerte en manos de la marabunta islamista, aunque en este caso sea moderada. Turquía es puente entre Europa y Oriente Medio. Un país dividido entre la modernidad rabiosa y europea de Estambul y la conservadora e islámica Anatolia. Europa no debe cerrar los ojos y darse la vuelta. La Unión Europea debe superar sus miedos y tener un compromiso serio y de futuro con este país. La unión debe ayudar a construir una Turquía occidentalizada, musulmana y democrática, una Turquía que los demás países islámicos tomen como ejemplo. Y qué mejor ayuda que acercar posturas con Turquía y permitir una próxima adhesión. Europa daría un ejemplo de tolerancia y democracia, al aceptar en su seno a un Estado que es laico, pero con una mayoría musulmana. Esta adhesión, sin duda, desmontaría la imagen de confrontación de oriente contra occidente.     

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El Canfranero, un asunto de Estado

El Canfranero, un asunto de Estado

Los aragoneses llevamos décadas reivindicando la reapertura de la línea internacional Canfranc-Pau. Demasiados años esperando y demandando una infraestructura básica para conectar Aragón y Europa, mientras España y Francia nos daban la espalda y largas. Y es que desde el comienzo, en Madrid no han visto esta reapertura más que como un asunto local, un asunto por el que los aragoneses protestaban de vez en cuando y ya está, sin tener en una visión global de Estado. Como ha dicho en estos días José Ángel Biel, presidente del Partido Aragonés, el canfranero debería ser una cuestión de Estado. Los pasos pirenaicos se encuentran cada día más saturados y  se hace del todo imprescindible la construcción de un paso por los Pirineos Centrales, un paso por una zona en la que las comunicaciones transfronterizar brillan por su ausencia y que garantizan la comunicación directa con Francia a través de una Comunidad Autónoma sin tendencias separatistas como País Vasco o Cataluña. El Gobierno Español debería ver esta opción no como una reinvindicación localista, sino como un asunto de vertebración del Estado y de reequilibrio político y económico. 

Pero como suele ser habitual, Madrid no nos hace caso. Y la reapertura del canfranero, además de la construcción a medio-largo plazo del túnel de baja cota del Vignemale es básica, en un momento en el que Aragón está apostando de forma decidida por la logística con la construcción de plataformas en Zaragoza, Huesca, Teruel y  Fraga, sin contar conla importancia que tendría para el turismo la llegada de un ferrocarril moderno hasta nuestras montañas o el impulso que tendría la capital aragonesa gracias a su conexión directa con Europa.

 Llevamos demasiados años esperando. Largos años de paciente espera, largos años de esperanza. Y el momento ha llegado. Madrid debe dar el paso y apostar decididamente por los pasos en el Pirineo Central. Invirtiendo en la vertiente española de la línea, y presionando a Francia ante la UnióN Europea para que el canfranero sea una realidad. Canfranc, y los aragoneses, se lo merecen...

Aragón ya tiene Estatuto

Aragón ya tiene Estatuto

Las Cortes de Aragón aprobaron el pasado 21 de junio el nuevo Estatuto de Autonomía de Aragón. Un Estatuto que eleva nuestro techo competencial y que recoge aspectos tan importantes como la posibilidad de crear una agencia tributaria propia, la policía autonómica, competencias como Instituciones Penitenciarias o medidas como la protección de la unidad del Archivo de la Corona de Aragón o las trabas impuestas a un nuevo trasvase.

     Un nuevo Estatuto que recoge las aspiraciones de los aragoneses y que pone las bases para que Aragón pueda seguir creciendo en los próximos años. Desde luego que éste Estatuto no es el mejor Estatuto que podíamos habernos otorgado. Pero sí que es cierto que es el mejor Estatuto de todos los posibles, contemplando el actual escenario político. Por ejemplo, faltan aspectos relativos a financiación. Pero.... ¿qué hubiéramos logrado oponiéndonos a este Estatuto, enrocándonos en una posición numantina ante un texto que al final hubiesen pactado PSOE y PP en Madrid, recortándolo como ya ocurrió en la anterior reforma? ¿Qué frustración hubiésemos sentido los aragoneses tras enviar un texto magnífico a Madrid, que hubiese sido recortado sin compasión como viene siendo habitual?

     Desde luego, el pacto alcanzado para reformar el Estatuto ha sido la postura más prudente de la mayor parte de los grupos políticos aragoneses. Este es un Estatuto pactado por casi todos, un Estatuto con un alto grado de consenso, en el que casi todas las partes han cedido para llegar a un resultado como el presente. Un consenso que ha sido primordial para aprobar un Estatuto en el que todos pudieran sentirse cómodos, y que no tuviera grandes trabas al pasar su último trámite en el Congreso de los Diputados.

     Pero este consenso ha sido roto por CHA. Un partido que aunque ha trabajado en la ponencia parlamentaria para la reforma del Estatuto, se abstuvo en el Pleno de las Cortes de Aragón. Una abstención que no se entiende. Todos los partidos han sido capaces de ceder en algo y alcanzar un consenso. Todos menos la CHA. Y además, ¿Qué es una abstención en un asunto de tanta importancia como este? ¿Cómo puede abstenerse alguien? O das tu apoyo al nuevo Estatuto, con todo lo que eso implica, o te pones en contra, por que si realmente crees que este Estatuto no es bueno para Aragón, no tiene ningún sentido abstenerte en lugar de votar en contra. Quizás es que las gentes de Chunta Aragonesista, aunque quisieran votar No al Estatuto, no se atrevieron a votar en ese sentido, y de ahí su abstención. Quizás les dio miedo seguir la estela de sus socios y amigos de Esquerra Republicana de Catalunya. Igual des daba miedo quedarse solos en el No al Estatuto, porque saben que la sociedad aragonesa no es amiga de radicalismos. Un radicalismo que salió a colación cuando el señor Chesús Bernal se negó a darle la mano al presidente del Gobierno, en lo que aparentaba una pataleta infantil tras el sí de la gran mayoría de las Cortes al nuevo Estatuto.

     Dejando pataletas al margen. Hay que destacar el gran consenso alcanzado con este Estatuto, y el hecho de los aragoneses tendrán dentro de un año un nuevo Estatuto para regir nuestro destino, con más capacidad de autogobierno para poder seguir creciendo que en actualidad y que nos permitirá seguir trabajando para situar Aragón en el lugar que le corresponde. Aragón está de enhorabuena.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres